Búsqueda de contenido

¿Qué puedes ver en nuestra revista Eco?

Actualidad relacionada con alimentación ecológica, cosmética natural, textil orgánico, ecosistema y vida sostenible.

¿Conoces los tipos de piel que hay y cuándo aplicar una crema u otra?

La importancia de aplicar una crema específica para cada tipo de piel

Existen varios tipos de piel que en función de ella es recomendable aplicar un tipo de crema o tratamiento. Los tipos de piel incluyen normal, grasa, seca y sensible. Algunas personas también tienen una combinación de los tipos de piel en diferentes áreas de su piel. En principio el tipo de piel la “heredamos”, es decir se forma genéticamente, aunque posteriormente puede ir cambiando.

Ten en cuenta que tu tipo de piel puede cambiar con el tiempo, ya que está sometida a condiciones ambientales, externas o de cualquier otro tipo que hagan que varíen con el paso del tiempo como por ejemplo una enfermedad. El cambio es multifactorial.

Por ejemplo, las personas más jóvenes tienen más probabilidades que las personas mayores de que tengan un tipo normal de la piel.

 ¿Qué hace que el tipo de piel varíe?

Los tipos de piel varían dependiendo de factores tales como:

·         El contenido de agua: lo que hace que afecte a la comodidad y la elasticidad de la piel.

·         El contenido de grasa en la piel (lípidos): lo que afecta a la suavidad de tu piel.

·         Nivel de sensibilidad.

Piel Normal

 

La piel normal no es demasiado seca y ni demasiado grasienta, es decir, está bien equilibrada. Aunque es posible que en la zona T que abarca la nariz, la frente y la barbilla, sea un poco grasa.

 

Podemos distinguirla porque se caracteriza por:

·         Tener ninguna o pocas imperfecciones.

·         Poros pequeños o poros apenas visibles.

·         Sin sensibilidad severa o no es sensible.

·         Un cutis radiante.

·         Textura suave, lisa.

 

La piel normal se hace más seca a medida que envejece.

Para mantener su buen estadoes importante reducir al mínimo su exposición al sol. Un protector solar facial con un SPF de al menos 30 es ideal para la prevención de arrugas y otros daños sol. Ponte protector solar como lo haces con la pasta de dientes y haces uso de ella. No importa si está soleado, nevando o lloviendo - entra en ese hábito, así que la exposición al sol en el fondo es lo que te lleva al cambio. 

Piel Mixta o Combinada

 

Leer más